martes, 1 de diciembre de 2009

DICIEMBRE 2010. INICIO. El matrimonio entre Nidia y Adrián Montesinos parece perfecto ante la gente, pero no es así, puesto que él es un hombre violento, adúltero, celoso y posesivo que ha logrado que su mujer le tenga cierto miedo y sienta ganas de liberarse de él. Ella se lo cuenta a Yolanda, su amiga y confidente, a quien además confiesa estar segura de que Adrián tiene una amante. Yolanda le recuerda a su amiga que hace años ella misma le advirtió que desistiera de casarse con el hombre, mientras que éste en un hotel se revuelca con su amante, Soraya, la cuál trabaja con él como asistente y quien se siente mal por su relación, ya que Nidia la aprecia y no sospecha de lo que hacen a escondidas. Eso no le importa a Adrián, pues cree que su esposa jamás ha sospechado de sus infidelidades.

En una fonda, Ernesto, ex boxeador, hombre deportista, cena y es interrumpido por Güicho, un viejo amigo, el cuál le pide que regrese al ring y vuelva a dedicarse de lleno al boxeo, pero Ernesto no puede olvidar que por boxear perdió a la mujer que amaba hace muchos años. Cuando Güicho le dice que si regresa le arreglarán una pelea con El Coloso, el hombre de inmediato decide regresar.

Nidia y Adrián discuten por las infidelidades de él. Ella le exige que le diga quién es la mujer con la que se ve todas las noches pero el explota y con una bofetada la calla, exigiéndole que le sirva de cenar pues está hambriento. Nidia lo hace, jurando que un día se hará de fuerzas y lo dejará.

Tempranamente Ernesto toma un baño, desayuna y acude a su consultorio, pues también es psicólogo. Allí recibe la visita de Linda, una muchacha que está perdidamente enamorada de él y que no pierde ocasión para insinuársele, aunque no es correspondida, aunque lo besa. Ante el rechazo del hombre, la muchacha asegura que un día él la amará y se casarán.

Yolanda visita a Nidia y se sorprende al encontrarla tan golpeada. Adrián la corre de su casa, seguro de que es ella quien le mete ideas a su mujer. Yolanda se marcha, no sin antes aconsejarle a su amiga que acuda a pedir ayuda, si no de las autoridades, al menos de un psicólogo.

Linda es asediada por Orlando, quien está interesado en ella y la invita a salir, mas ella lo rechaza y le asegura estar perdidamente enamorada de alguien más.

Soraya, segura de que en el fondo el desprecio de Adrián hacia Nidia es porque ella no le puede dar hijos, cree que para atraparlo por completo deberá embarazarse, por lo que se propone salirse con la suya.

Güicho habla con El Coloso en el gimnasio, ambos recuerdan que Ernesto no se prestó a las apuestas sucias y que por ello le mataron a su esposa hace años. Ernesto se presenta en ese momento ante todos y El Coloso se acerca a él para asegurarle que nuevamente lo hará perder, como lo hizo hace unos años.

En la mansión Ruvalcava, Linda le cuenta a su sirvienta, Gudelia, lo interesada que está en un hombre que la enloquece. Catalina, la madre, le exige a la jovencita que le diga quién es ese hombre, al cuál desea conocer. Linda lamenta que eso no pueda ser, asegurando que él no le corresponde, pero que tarde o temprano lo hará.

El Coloso siente que el regreso de Ernesto lo puede opacar en el ring, por lo que está dispuesto a impedírselo. Por su parte, Ernesto comienza a entrenar.

Soraya visita a Nidia, quien solamente se queja de su matrimonio. Soraya defiende a Adrián asegurando que es un buen hombre. Se sorprende cuando Nidia le dice que desea divorciarse, pues eso le viene bien en sus planes.

Catalina habla con Gonzalo, su marido, a quien le cuenta de la ilusión de Linda por un hombre al que desconocen y que, al parecer, es mayor que ella. A Gonzalo le despreocupa que su hija se interese en hombres mayores siempre y cuando éstos tengan dinero y pertenezcan a su mismo círculo social.

El Coloso asegura a Güicho que, si sigue insistiendo en que Ernesto regrese al ring, morirá. Güicho se asusta pero decide seguir adelante.

Ernesto recibe en su consultorio la visita de Yolanda, quien le pide que ayude a Nidia Montecinos, su amiga, la cuál nuevamente tiene un enfrentamiento con Adrián, el cuál la jala del cabello y abusa de ella, culpándola de ser estéril y no darle un heredero.

En la universidad, Linda se encuentra con Orlando, quien insiste en invitarla a salir y ante la negativa de ella, decide besarla por la fuerza. Linda le corresponde con una fuerte cachetada delante de todos los presentes.

Yolanda habla por teléfono con Nidia, a quien le pide que acuda a consulta con el psicólogo, el cual es uno de los hombres más guapos y asediados del país, por lo que le dará confianza. Yolanda teme a que su marido la descubra y tome represalias pero al final Yolanda termina por convencerla.

Soraya, intrigosa, da un masaje a Adrián y le dice que Nidia desea divorciarse. Para sorpresa de ella el hombre le asegura que aunque él y su esposa se divorciaran, el jamás se casaría con su amante. El comentario rompe las alas e ilusiones de Soraya.

Betty, la madre de Orlando, visita a Catalina para pedirle que convenza a Linda para que salga con su hijo. Gudelia está al pendiente de la conversación, en la cuál Catalina lamenta que su hija no tenga interés en el hijo de su amiga.

Nidia acude al psicólogo. Se lleva una fuerte impresión al ver a Ernesto, pues el hombre le resulta mucho más guapo de lo que le dijo su amiga Yolanda. Él también queda hechizado por la belleza de la mujer. En la consulta, cuenta al hombre el infierno en que vive al lado de su marido.

Betty asegura a Orlando que pronto será novio de Linda, ya que entre ella y Catalina se encargarán de unirlos, mientras que Linda le cuenta a su amiga Sandy que jamás tendrá ojos para Orlando, ya que el que a ella le interesa es un hombre mayor, que está hecho un bombón y tiene qué ofrecerle.

Gudelia pregunta a Catalina si en verdad obligará a Linda a casarse con alguien a quien no ama. La mujer exige a su sirvienta que no se meta en lo que no le importa.

Nidia no pude sacarse de la mente la imagen de Ernesto. Se ve con Yolanda, a quien le cuenta lo que le sucede, asegurando que ir al psicólogo le ha sentado muy bien. Adrián le prohíbe que vuelva a visitar al psicólogo y mejor acuda a alguien que la ayude a embarazarse. Los dos discuten y esta vez Yolanda interviene, por lo que el hombre le suelta un golpe que la ofusca. La saca de su casa por la fuerza y después castiga a Nidia, encerrándola bajo llave para que no salga nuevamente. No sospecha que Yolanda acude al ministerio público a levantar una denuncia por lo sucedido.

Nidia le dice a Ernesto los planes de El Coloso. El psicólogo no tiene miedo y le pide a su amigo que sigan adelante. Mientras entrena, piensa en Nidia, pues lo ha impactado verdaderamente.

Sandy le dice a Orlando que Linda está encaprichada con un hombre mayor que al parecer es su psicólogo y la ha deslumbrado. Orlando jura que Linda será para él, por lo que Sandy se siente desilusionada pues lo ama en silencio.

Gudelia advierte a Linda de lo que Catalina y Betty planean. La muchacha acude a su padre, a quien le pide que la ayude pues no se quiere casar con Orlando. Gonzalo habla con catalina, quien definitivamente ya está decidida a casar a su hija con alguien de su alcurnia, por lo que el hombre le dice a Linda que tendrá que olvidarse de sus amoríos con un hombre mayor.

Ernesto se presenta en el gimnasio a entrenar. Ante las indirectas del coloso, lo reta a que peleen. El hombre se niega y entonces Ernesto le jura que haga lo que haga, no lo sacará del ring.

Adrián es detenido por agentes judiciales, quienes se niegan a decirle por qué lo detienen. En el ministerio público le dicen por qué lo han detenido. Adrián maldice a Yolanda por haberlo denunciado y jura que se las pagará.

Nidia se siente preocupada por la detención de su marido. Yolanda le llama por teléfono y le confiesa lo que ha hecho, aconsejándole que ella haga lo mismo.

El Coloso y Ernesto suben al ring para comenzar una pelea que nunca terminaron. Obviamente Ernesto vence al boxeador, quien le jura que si no se aleja del box, lo matará.

Soraya saca a Adrián de la cárcel y él asegura que Yolanda se las pagará. Soraya le muestra los boletos de avión que tiene para que ambos vayan a la playa pero el hombre no está seguro de ir, por lo que nuevamente la desilusiona. Al llegar a casa, el hombre no deja de culpar a Nidia de lo que su amiga ha hecho. Ella segura que si la vuelve a tocar, también lo denunciará y les dirá a las autoridades todos sus abusos. Adrián se pasma ante la actitud desafiante de su esposa.

Linda discute con Catalina pues no desea casarse con Orlando. La madre entonces le exige que la presente con el psicólogo del que está enamorada y que él le diga si le corresponde como hombre. Linda opta por encerrarse en su habitación.

El Coloso se reúne con Wako y Cholo, sus amigos, a quienes les dice que deben eliminar a Ernesto antes de que el pasado regrese y salgan a la luz muchas cosas que nadie sabe.

Nidia toma una ducha mientras Adrián piensa en lo que harpa. Decide irse a la playa con Soraya por lo que le dice a su esposa que para no estar peleados y pensar bien las cosas, la dejará sola unos días, mientras él arregla negocios en otra ciudad. Nidia se alegra de que su marido se marche lejos.

Ernesto recuerda cómo pasó diez años en la cárcel al ser inculpado de la muerte de su esposa, además de traficar con drogas, hasta poder comprobar su inocencia. Escucha ruidos y descubre que tres hombres golpean su auto por lo que los sorprende y persigue corriendo hasta atrapar a Wako, al que golpea y exige que le diga quién lo envió. Wako lo amenaza con una navaja y al atacarlo Ernesto lo suelta por lo que logra huír para reunirse con sus aliados, quienes creen que Ernesto es presa fácil y pronto se podrán deshacer de él.

Adrián y Soraya salen a la playa tempranamente, eso alienta a Nidia, quien acude a ver a Ernesto, quien le aconseja que supere el miedo a su marido y lo denuncie, pues solo así podrá liberarse de él. Ambos se abrazan y él le promete que la ayudará. Accidentalmente se besan y son descubiertos por Linda. Nerviosa, Nidia decide salir del lugar pero es detenida por Linda, quien le exige que se aleje del psicólogo, pues le pertenece a ella.

Gudelia le dice a Catalina que Linda no descansará hasta no conseguir el amor de Ernesto Linares. Al escuchar ese nombre Catalina se aterra y asegura no poder creer que ese hombre se encuentre libre.

Vako y el Cholo le dicen a Güicho que el Coloso desea hacer las paces con Ernesto pero arriba del ring. Güicho no cree en las buenas intenciones de los malhechores.

Linda acorrala a Ernesto, a quien asegura que lo dejará de molestar solo si acude a cenar a su casa. El hombre acepta creyendo en la muchacha, de la cuál lo único que desea es deshacerse.

Catalina invita a cenar a Betty y Orlando, prometiendo a la amiga que tiene algo importante qué decirles.

Nidia le cuenta a Yolanda haberse sentido protegida en los brazos de Ernesto y haber disfrutado el beso. Yolanda le dice a su amiga que al parecer está enamorada. Nidia no responde, solo siente una gran felicidad.

Soraya y Adrián Fornican y ella solo espera poder quedar embarazada para poder casarse con él cuando le de un hijo.

Linda invita a Sandy a cenar a casa pues es el aniversario de Gonzalo, a donde acudirán los Soberón: Betty y Orlando. Sandy confiesa a su amiga estar enamorada de Orlando.

Nidia no deja de pensar en Ernesto y cree que sí se está ilusionando, mas teme a que Adrián se entere y se desquite golpeándola. Piensa en las palabras de Yolanda diciéndole que luche por lo que quiere. Aunque teme, cree que lo hará.

La cena en casa de los Rubalcava comienza. El timbre suena. Emocionada, Linda acude a atender la puerta. Todos se llevan una sorpresa desagradable al ver ante ellos a Ernesto Linares, quien también se sorprende al reconocer a los Rubalcava, sin embargo se contiene por no perjudicar a Linda, quien nota raros a sus padres, los cuales se disculpan y se marchan a discutir en el despacho. No pueden creer que Ernesto haya regresado después de tantos años.

ENERO 2011. Soraya aconseja a Ernesto que se separe de Nidia y rehaga su vida con alguien que lo ame y le de hijos. Él asegura que se casó para toda la vida y por lo tal siempre permanecerá al lado de su mujer.

Catalina habla con Betty, alarmada. No acepta que sea Ernesto el hombre del que su hija está enamorada. Se niega a aceptarlo.

Orlando pregunta a Ernesto si él está enamorado de Linda. Contesta que no, pues Linda es su paciente y, además, él podría ser su padre. En sus adentros, el hombre asegura que tampoco podría amar a la hija del hombre que lo mandó por tantos años a la cárcel. Tras un rato se marcha y entonces Catalina y Gonzalo le prohíben a linda, rotundamente, que vuelva a ver a ese hombre. Linda refunfuña y entonces Gonzalo le dice que se casará con Orlando Soberón. Linda se niega y le asegura al muchacho sentir por él solo lástima y desprecio.

Esther, una mujer religiosa y de buena cuna, mira una foto vieja de Ernesto y propone a su hijo, Amadeo, que lo busquen, pues hace muchos años que no saben nada de él.

Ernesto se atormenta con sus recuerdos, pero también piensa en Nidia, sin poder explicarse por qué no puede sacársela de la cabeza.

Orlando se siente ridiculizado por Linda y jura que si ella no está dispuesta a amarlo, entonces tomará represalias, mientras que Linda confiesa a Sandy que lo único que siente por él es asco.

Ernesto invita a Nidia a tomar un café. Yolanda anima a su amiga para que vaya a encontrarse con el psicólogo, por lo que la mujer se pone guapa y acude. Ernesto no puede dejar de admirar su belleza y dulzura.

Esther sufre demasiado por su hijo Ernesto, al cuál abandonó en la cárcel por creerlo malo. Amadeo le pide que no se trastorne más, pues pronto lo encontrarán. Rocío, la novia del hombre, asegura que así será.

Soraya discute con Adrián, quien no desea hablar del divorcio. Le asegura que si insiste, entonces se buscará alguien más que le caliente la cama.

Pasan algunos días en los que llenos de nostalgia, Nidia y Ernesto piensan el uno en el otro. Por fin Adrián llega de vacaciones pero no encuentra a su esposa en casa. Ella ha ido a consulta con Ernesto, quien le confiesa no poder dejar de pensar en ella, la cual le dice creer amarlo. Ambos se besan apasionadamente. Nidia también confiesa tenerle mucho miedo a su marido. Él le promete que la cuidará. Cuando se marcha, a lo lejos es vista por Linda, quien cree que es la novia de Ernesto y se propone separarlos, pues Ernesto solo puede ser de ella. Sigue a Nidia hasta su casa y allí le exige que deje en paz a Ernesto o se verá en serios problemas. Aparece Adrián, quien exige a su mujer que le diga quién es Ernesto. Nidia dice que es su psicólogo pero Linda asegura que eso no es verdad, que Nidia y Ernesto son amantes. De inmediato Adrián entra a casa con su mujer, a la que golpea, acusándola de ser una golfa.

Catalina vive angustiada por saber a Ernesto en libertad. Gudelia le pregunta porqué le teme tanto a ese hombre y Catalina asegura que Ernesto Linares es un criminal.

Gonzalo se entrevista con el Coloso, a quien le da una fuerte suma de dinero para que se encargue de eliminar a Ernesto.

Orlando pide a Linda que sea su novia y ella, feliz, acepta.

Esther habla con Rocío de lo mal que se siente por haberle dado la espalda a su hijo, mientras que Rocío solo confiesa sentir desilusión pues después de tantos años de noviazgo Amadeo no le ha pedido matrimonio. Esther le asegura que eso sucederá pronto y que con el h sombre se ha sacado la lotería.

Adrián no deja de insultar a Nidia, quien le dice que, en efecto, Ernesto es mucho más hombre que él, por lo que el hombre le suelta una fuerte bofetada y le jura que le demostrará quien es más hombre. Adrián viola a Nidia a pesar que ésta le suplica que no lo haga. Tras cometer su fechoría le dice que buscará a Ernesto para ponerlo en su lugar.

Ernesto se ve frente a frente con Gonzalo en el gimnasio. Le dice que regresará al mundo del box. El hombre le advierte que si se mete con él lo lamentará, como hace años, cuando fue a dar a la cárcel por ser un criminal. Ernesto le recuerda al hombre que los dos saben muy bien quién cometió el asesinato y quién debería estar pagando su condena. Güicho le pide a Ernesto que se aleje del box y que no lo retome pero el hombre está más que decidido.

Linda se burla del noviazgo de Sandy y Orlando. Le dice a su amiga que el muchacho la hizo su novia solo por despecho, pues la sigue amando a ella. Los muchachos entonces tienen un enfrentamiento y Orlando confiesa amar a Linda mas le pide a Sandy que le de una oportunidad.

En un arranque de desesperación, Nidia decide cortarse las venas con tal de no padecer la compañía de Adrián, quien busca a Ernesto sin poder encontrarlo por lo que regresa a casa y se impacta al encontrar a su mujer ensangrentada. La lleva al hospital en una ambulancia y allí la salvan. Avisa a Soraya, quien de inmediato llega y se porta cariñosa con él por lo que, por accidente, Yolanda descubre que Soraya es la amante de Adrián.

Güicho entrena a Ernesto y le dice que ya le tiene su primera pelea. Ernesto está dispuesto a ganar.

Yolanda sufre por lo que Nidia ha hecho. Adrián la culpa de que su esposa haya querido quitarse la vida y le afirma que es una mala influencia. Yolanda le pide a Adrián que deje de buscar culpables y se mire en un espejo, pues desde que él se casó con Nidia, la vida de la mujer ha sido un infierno.

Después de mucho tiempo Ernesto y Amadeo se vuelven a ver las caras. Hablan del pasado y del dolor que Ernesto siente aún por el desprecio de su madre.

Catalina descubre que Linda sigue encaprichada con Ernesto por lo que acuerda con Gonzalo enviarla al extranjero aún en contra de su voluntad. Linda los escucha a escondidas por lo que decide irse de casa en complicidad con Gudelia.

Nidia reacciona y le pide a Yolanda que la ayude a divorciarse, pues ya no puede seguir al lado de Adrián.

Ernesto toma una ducha y el timbre de su casa suena. Acude a abrir y se sorprende al ver a Linda, quien lo abraza y le dice que lo ama y no puede vivir sin él. Le pide que le haga el amor, besándolo. Él se niega rotundamente y le pide que se marche de su casa.

Catalina descubre que su hija se ha ido de su casa por lo que teme a que esté con Ernesto Linares.

Betty habla con Sandy, a quien le deja claro que para ella la única mujer que se puede casar con su hijo es Linda Ruvalcava, por lo que jamás la aceptará como novia de su hijo.

Ante su médico, Yolanda y un licenciado, Nidia le dice a Adrián que ha iniciado los trámites del divorcio, pues no puede seguir más con él. 
El hombre se hace el sorprendido y cuando asegura que él no golpea a su mujer, Yolanda le dice que sí y que tiene una amante, la cuál es Soraya. Nidia no puede creer que esa sea la amante de Adrián, quien se impacta ante la confesión de Yolanda.

Ernesto lleva a Linda hasta la puerta de su casa. Son sorprendidos por Catalina, quien no deja de insultarlo. Ernesto, harto le pide que primero se informe de lo que sucedió, que a él lo han inculpado, y el que sabe la verdad es Gonzalo, su marido. Linda exige a su madre que le de una explicación y la mujer dice a su hija que Ernesto es un narcotraficante y un asesino.

El Coloso y sus secuaces sorprenden a Güicho, al que golpean. El Coloso le asegura que si no los ayuda a deshacerse de Esteban, la próxima vez lo matará.

Nidia piensa en Ernesto y decide que luchará por su amor, aunque para ello tenga que pasar sobre el cadáver de Adrián.

Yolanda acude al consultorio de Ernesto, al que le cuenta lo sucedido a Nidia y el porqué. E hombre de inmediato acude al hospital, donde tiene un enfrentamiento con Adrián, quien le exige que no se acerque a su esposa pero Adrián no puede callar mas y asegura que él y Nidia se aman. Los hombres se golpean en el estacionamiento. Adrián sale perdiendo.

Amadeo y Rocío se pasean y se topan con Vako, quien le dice al muchacho que le tiene un gran negocio en el que puede ganar mucho dinero.

Soraya cura las heridas de Adrián, quien asegura que matará a Ernesto, el cuál hace feliz a Nidia con su presencia. Le confiesa que la ama y que luchará por ella.

Esther acude al gimnasio y pregunta por Ernesto. Güicho le da la dirección del consultorio y la felicita por querer reconciliarse con su hijo pero la mujer no logra esa reconciliación, pues es asaltada a mano armada y herida de muerte por negarse a cooperar con los delincuentes. Pierde la vida.

Linda descubre que Ernesto se encuentra en el hospital con Nidia por lo que acude a investigar que sucede. Allí se entera de todo y le asegura a Nidia que es una enemiga peligrosa que no está dispuesta a dejar a Ernesto. Yolanda se burla de ella y Linda la insulta, por lo que recibe una fuerte cachetada por parte de la mujer, quien a empujones la saca de la habitación y le exige que no vuelva más. Linda hace una rabieta y jura que las dos mujeres se las pagarán.

Betty prohíbe a Orlando que siga teniendo una relación con Sandy. Orlando se revela y asegura a su madre estar harto de que ella quiera controlarle la vida. Le asegura que si insiste en oponerse, entonces se marchará lejos, donde ella ya no vuelva a saber nada de él.

Nidia sale del hospital y le promete a Yolanda que luchará por el amor de Ernesto, con el cuál puede ser feliz. Decide no regresar más a su casa, si no instalarse en el departamento de su amiga, donde Ernesto la espera con unas rosas y le da la bienvenida con un fuerte beso de amor.

Adrián le pide a Soraya que investigue todo acerca de la vida de Ernesto, al que desea destruir.

Gonzalo se contacta con sus contactos, a quienes les dice que está listo para recibir un nuevo cargamento de drogas.

Amadeo se entera de lo sucedido a Esther y sufre por la perdida, más aún porque su madre no pudo cumplir su anhelo de hablar con Ernesto, al que informa de lo sucedido. Ernesto lamenta no haberse podido reconciliarse con su madre. Amadeo le pide que, como hermanos, se reconcilien. Los dos se dan un abrazo.

Adrián decide darle el divorcio a Nidia, pero hacer de su vida un infierno. Soraya cree que esa es su oportunidad para lograr que Adrián se case con ella.

Betty habla con Catalina, quien está dispuesta hasta a matar a Ernesto con tal de que su hija se aleje de él.

Orlando habla con Linda y ésta, al percatarse de que Sandy los ve, lo besa para desilusionar a su amiga, la cual sale corriendo hecha un mar de lágrimas.

Ernesto le cuenta a samanta sobre la muerte de su madre y ella le da buenas noticias: Pronto estará divorciada. Los dos se besan fuertemente.

Gonzalo advierte a Güicho que ni no lo ayuda a tenderle una trampa a Ernesto para que éste regrese a la cárcel, lo pagará con su vida.

El Coloso se prepara para una pelea en la que se ha apostado por él. Se sorprende cuando Vako y Cholo le dicen que peleará con Ernesto.

Nidia y Yolanda acompañan a Ernesto en el entierro de Esther. Conocen a Amadeo y Rocío.

Soraya y Ernesto tienen relaciones sexuales y él descubre que su amante quiere quedar embarazada. Discuten y él la golpea, asegurándole que jamás se casará con una mujerzuela como ella.

Sandy sufre por Orlando y de pronto cree que lo que vio fue una trampa de Linda para hacerles pasar un mal rato.

Linda aparece ante Nidia y Ernesto. La cachetea y le dice que el hombre es suyo. Ernesto decide poner un alto a la situación y le exige a Linda que no se acerque más a él o de lo contrario tendrá que acudir a las autoridades. Linda no le tiene miedo y le pregunta si su amante, Nidia, ya sabe que estuvo en la cárcel acusado de asesinato. Nidia no puede creer lo que ha escuchado.

Catalina obtiene un arma de fuego pues está dispuesta a terminar con Ernesto antes de que ensucie a su hija, Linda, a la cuál está dispuesta a proteger por sobre todas las cosas.

Nidia y Adrián firman el acta de divorcio mientras que Ernesto es golpeado por unos maleantes: Coloso, Wako y Cholo.

ENERO 2011.Linda decide hacerse novia de Orlando y Sandy le advierte al muchacho que las intenciones de Linda no son buenas pero a él no le importa y rechaza a Sandy, aunque ésta le confiesa su amor y sufre por él.

Ernesto se cura los golpes en casa. Recibe a Amadeo, quien le pide ayuda para casarse con Rocío. Ernesto le da dinero, pero le advierte que no puede ayudarlo más.

Soraya descubre que sus intentos por quedar embarazada son imposibles. Busca a Adrián, a quien le dice que Nidia no es estéril, si no él. Adrián no puede creerlo y la mujer se burla de él, diciéndole que Nidia tendrá muchos hijos con Ernesto. Adrián le exige que calle y en un arranque de locura la estrangula.

Nidia habla con Ernesto sobre el pasado de él, quien le confiesa todo. Ella le cree y ambos hacen el amor. Mas tarde él acude al gimnasio donde le tienden una trampa. Güicho pide perdón por haber traicionado a su amigo, el cuál es golpeado vilmente por lo que lo cura y Ernesto le pregunta porqué lo ha traicionado. Cuando Güicho le dice que por miedo, Ernesto asegura que pondrá todo en su lugar.

Adrián busca a Nidia, quien no desea hablar con él, haciéndole pasar tremenda rabieta pues el hombre desea verla.

Linda finge estar embarazada y asegura que el hijo es de Ernesto, pensando que sus padre lo obligarán a que se case con ella, pero no es así. Tanto Catalina como Gonzalo desean terminar con la vida del boxeador. La muchacha asegura que si no la dejan en paz y le hacen algo a Ernesto, se quitará la vida. Está segura de que Ernesto la amará al saberla embarazada.

Nidia recibe una llamada de Ernesto, quien le dice que han tratado de secuestrarlo y que logró escapar por lo que acude a él, preocupada.

Coloso informa a Gonzalo que Ernesto ha escapado, por lo que no lo pudieron matar y que Güicho los traicionó.

Yolanda visita a Soraya y se alarma al encontrarla muerta, por lo que avisa a la policía.

Ernesto se entera del cargamento que llegará a Gonzalo, por lo que lo denuncia para que su pasado se aclare.

Adrián es sigiloso y se las ingenia para secuestrar a Nidia, quien le suplica que no le haga daño, asustada. El hombre asegura no querer hacerle daño como tampoco permitirá que sea feliz con su psicólogo.

Ernesto tiene una pelea con Coloso, quien parece estar ganando, aunque al final el triunfador es Ernesto. Allí se encuentran la palomilla de Coloso y Gonzalo. La policía entra repentinamente y detiene a los malhechores. Gonzalo es acusado de traficar con drogas.

Rocío le pide a Amadeo que se casen pero él le dice que eso jamás será posible, puesto que no tiene dinero ni nada qué ofrecerle.

Orlando pide matrimonio a Linda, quien se burla de él y le dice que está embarazada de un verdadero hombre. Desilusionado, Orlando busca a Sandy, quien acepta regresar con él.

Catalina y Linda se enteran de lo sucedido a Gonzalo, por lo que Catalina decide que asesinará a Ernesto, como venganza por el daño que siempre le ha hecho a su familia.

Yolanda acude a Ernesto, a quien le dice que la amante de Adrián ha sido asesinada y que Nidia está desaparecida. Ambos la buscan pero no la encuentran por lo que levantan una denuncia.

Gudelia le dice a Linda que Catalina posee un arma y que desea deshacerse de Ernesto. Linda sale de casa para encontrar a Ernesto a como de lugar.

El Coloso y su banda se encuentran en la cárcel, no tienen derecho a fianza y entonces deciden hundir a Gonzalo.

Adrián viola nuevamente a Nidia, a la que dice que no es una mujer estéril, pues el incapacitado para tener hijos es él. Ella se asombra y él llora amargamente.

Yolanda y Ernesto no encuentran a Nidia. Yolanda cree que su amiga quizás se encuentre en el departamento de soltero de su marido. Acuden a buscarla y Linda los sigue.

Catalina visita a Gonzalo en la cárcel. Éste le ruega que destruya a Ernesto y que la verdad no se sepa nunca.

Ernesto entra por la fuerza al departamento de Adrián y lo enfrenta mientras Yolanda desata a Nidia, quien ésta vez se abalanza contra su marido y lo golpea revelando estar harta de él, de sus abusos. Decide que lo denunciará. Linda entra en ese momento a armar un escándalo. Yolanda la corre pero la muchacha insiste en fastidiar a Nidia, quien la cachetea y le pone un alto jurando que Ernesto jamás podría poner los ojos en ella puesto que podría ser su hija.

El coloso logra escapar de la cárcel, decidido a buscar venganza y eliminar a Ernesto a como de lugar.

Linda hace un trato con Adrián para separar a Nidia y Ernesto. Adrián le entrega un arma sin sospechar que Linda lo único que desea es eliminar a Nidia.

Amadeo se siente desesperado por su situación económica. Rocío lo anima para que entre a trabajar en un restaurant. El muchacho lo hace y siente satisfacción de ganarse la vida por sus propios méritos.

Linda le dice a Ernesto estar esperando un hijo de él. Nidia se sorprende y Ernesto trata de explicarle que eso no es verdad pero la mujer no hace caso, se siente desilusionada, aunque Yolanda le trata de hacer ver que quizás todo se trata de una mentira de Linda, quien cree que ésta vez se ha salido con la suya.

Sandy sufre un accidente y es llevada al hospital. Orlando acude a verla y la muchacha le pide que llame a Linda, pues tiene algo que decirle.

Catalina revisa documentos confidenciales de su marido y descubre que éste ha estado metido en negocios sucios y que Ernesto solamente fue un conejillo de indias, por lo que visita a si marido en la cárcel para reclamarle todas sus mentiras y engaños. Gonzalo trata de explicarle pero ella no desea escucharlo y solamente le desea que se pudra en la cárcel por el resto de sus días.

Ernesto se encuentra cara a cara con el Coloso, quien lo golpea con guantes. Ernesto descubre que esos guantes llevan piedras dentro, por eso lo lastiman. Aun así pelea hasta dejar al coloso casi moribundo.

Linda habla con Sandy, quien le pide que se case con Orlando. Linda ase burla de su amiga y le asegura que Orlando es muy poca cosa para ella y que Ernesto es el amor de su vida. Sandy le dice a su amiga que su amor hacia Ernesto es enfermizo y tarde o temprano le causará un gran dolor.

Catalina, sufrida, mira a solas el retrato de una muchacha muy hermosa. Llora y le pide perdón por no haberla escuchado en su lecho de muerte.

Yolanda sigue estando segura de que Adrián tuvo algo que ver con la muerte de Soraya. Se los confiesa a Ernesto y Nidia, quien no quiere hablar con el hombre.

Gudelia asegura a Catalina que Linda está enferma de amor por Ernesto. Catalina sabe cómo detener a la muchacha, aunque sospecha que será como matarla de un solo golpe.

Adrián busca a Nidia y le ruega que regrese con él. Como ella no accede, él la amenaza con matar a Ernesto.

En el ministerio público, Yolanda asegura creer saber quién asesinó a Soraya.

Ernesto es apuñalado por el Coloso y es llevado al hospital mientras que Coloso es nuevamente detenido por la policía. Nidia desea acudir a Ernesto pero Adrián se lo prohíbe.

Linda acude al hospital. Allí Ernesto le suplica que busque a Nidia y le pida que vaya a verlo. El odio de Linda hacia Nidia crece aún más. Se topa con Orlando, a quien insulta y de quién se burla. Betty la abofetea y le prohíbe que vuelva a insultar a su hijo. Es entonces que la mujer acude a Sandy, a la que pide perdón por su rechazo.

La policía busca a Adrián sin poder encontrarlo. Tampoco Nidia aparece por lo que Yolanda sospecha que su amiga está con él. Cuando el hombre se entera de que es buscado, decide huir lejos con Nidia sin sospechar que es perseguido por la policía. Al darse cuenta, decide acelerar, perdiéndose.

Gonzalo se encuentra con Coloso en el reclusorio. Este le alegra el día diciéndole que Ernesto se está muriendo en un hospital

Amadeo visita a Ernesto y le pide que sean buenos hermanos y amigos. Ernesto le pide perdón por su rechazo y le explica no conocerlo del todo bien, mas le da la mano y le promete que serán una familia. Rocío se siente feliz por su novio. Entra Linda, quien le dice a Ernesto que Nidia se ha negado a verlo. Ernesto no le cree y ella le ruega que la ame. Aparece Catalina, quien le exige a Linda que se detenga y no se rebaje como una mujerzuela. Le asegura que ella y Ernesto no pueden amarse aunque él lo quisiera, puesto que él estuvo casado con Araceli, a quien Linda cree su hermana muerta pero que en realidad es su verdadera madre. La noticia sorprende tanto a Linda como a Ernesto, pues se enteran de que son padre e hija!!!

Orlando pide matrimonio a Sandy y ella, feliz, acepta.

Adrián le jura a Nidia que jamás la dejará ser feliz con Ernesto y le confiesa cómo mató a Soraya.

Catalina está dispuesta a hacer que Ernesto recupere lo que le pertenece, incluso su reputación, mientras que Linda sufre y se siente sucia por estar enamorada de un hombre que en realidad es su padre.

Ernesto le cuenta la verdad a Yolanda, quien está preocupada por la desaparición de Nidia. Ernesto, en el hospital, no puede hacer nada pero trata de pararse para ir en busca de su amada. Yolanda se lo prohíbe.

Días después Orlando y Sandy se casan y se juran amor eterno. Betty se siente feliz por la realización de su hijo.

Linda está terriblemente deprimida. Tanto Catalina como Gudelia tratan de animarla pero es imposible.

En un pueblo lejano se encuentran Nidia y Adrián, quien la tiene atada de manos y pies. Él le advierte que si intenta escapar la matará.

La policía no sabe nada de Nidia por lo que Ernesto se siente terriblemente mal pues la mujer que ama está desaparecida. Yolanda decide que pongan las fotografías de Nidia y Adrián en el periódico por si alguien los ve. Lo hacen y tempranamente una mujer, en una pensión, reconoce a Adrián, por lo que se comunica con la policía.

Catalina limpia el nombre de Ernesto ante las autoridades. Acude a él para informárselo y para pedirle perdón, avisándole que se marchará un tiempo al extranjero, con Linda, a la cuál podrá ver a su regreso para reconciliarse.

La policía encuentra a Adrián, quien trata de escapar, astuto, pero la suerte no está de su lado y sin darse cuenta de que hay un barranco, cae al precipicio, privándose así de la vida.

Nidia y Ernesto se reencuentran, se dan un fuerte beso de amor y se dicen cuanto se aman. Yolanda se siente feliz de verlos juntos.

Al paso del tiempo, Nidia y Ernesto se casan. Yolanda y Linda, quien ha hecho las paces con su padre y Nidia, son madrinas de lazo. Los novios sellan sus sentimientos en el altar, con un fuerte beso de amor.

FIN







© MUNDOS OPUESTOS DR. 2009
Es un obra protegida y los derechos son propiedad de su autor.
Se prohíbe su cipia y reproducción parcial y/o total
así como su contenido con fines de lucro.
(R) 1998 (P) 2009

No hay comentarios:

Publicar un comentario